261 423 9134 / 261 463 1796 / info@atenciodelicio.com

Pedro Molina 351, Piso 4, Oficina 2, Ciudad de Mendoza, Argentina

Mediación para Resolver Conflictos Familiares

Diario de Los Andes  |  Agosto de 1997

 

Es un sistema alternativo para lograr acuerdos (en caso de divorcio, cuota alimentaria o violencia) que satisfagan necesidades de las partes, en forma pacífica e integral. Procuran una solución adecuada a cada familia, respetando las normas de orden público.

Los conflictos familiares y especialmente la violencia van en aumento. Y los recursos tradicionales (terapia, procesos legales) no siempre aportan las soluciones adecuadas para los involucrados en estos flagelos de nuestro tiempo.

Así los señaló Adriana Delicio de Atencio, abogada, mediadora familiar y profesora adscripta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Mendoza. Antes los abogados que trabajaban en cuestiones familiares –divorcio, cuota de alimentos, violencia, etc. – se limitaban a encuadrar legalmente y tramitar procesalmente el caso.

La doctora Delicio de Atencio forma parte de una nueva generación de profesionales, que tienen conocimientos en mediación y se especializan en brindar además contención a las partes, escucharlas y lograr que encuentren una salida positiva a su problemática. Procuran hallar una solución adecuada para cada familia, respetando las normas de orden público.

“Los profesionales que trabajamos a diario en esta área, nos damos cuenta la diferencia existente para captar los verdaderos intereses o cuestiones que trascienden el plano jurídico de encuadre legal y pasan en forma directa a las relaciones, a las emociones y a los sentimientos de las personas. Cuanto más conozcamos al ser humano en su parte emotiva y de conducta, mayores serán los beneficios”, señaló.

Las Crisis Familiares

No es fácil saber qué piensa y que necesita una persona que está atravesando una crisis familiar. De allí -indicó- la necesidad de profesionales responsables que se capaciten en temas vinculados a la violencia y sus secuelas, en enfermedades físicas y psíquicas que padecen tanto víctimas como victimarios, en el manejo estratégico de satisfacer las necesidades con recursos que aparecen como escasos, en la falta involuntaria de contención en que incurren las redes sociales.

“Es importante conocer las historias personales de la parte familiar actual es múltiple. Se origina en la falta de trabajo, la ausencia física o moral en los hogares, el desinterés por el otro, el negativismo. También en que sin importar el nivel socioeconómico de los miembros de una familia existe una permanente exigencia social por ´tener o alcanzar´ logros desproporcionados a las posibilidades. Esto acarrea frustraciones en todos los niveles de la persona e incide en la sociedad. La escala de valores está alterada. Las personas pierden en el camino de esas búsquedas erradas. El gozo de la vida misma”, sostuvo la especialista.

En opinión de la doctora Delicio de Atencio el profesional –especialmente abogados que intervienen en cuestiones familiares-, ayudar eficazmente y más rápido, transmitirle seguridad y esperanza. Ver las urgencias y tratarlas. Ellas van desde una mujer maltratada a un niño sin alimentos, pasando por un hombre totalmente desmoralizado por su baja autoestima. “La lista es interminable, la violencia y los conflictos también”, agregó.

Como Actúa la Mediación

Explicó que la mediación Familiar es un sistema alternativo para resolver los conflictos familiares. “No pretende de ninguna manera suprimir la labor del terapeuta, del letrado, ni de la justicia, recursos indispensables para la defensa de los derechos y la salud de las personas y cuyo ámbito de trabajo es diferente”.

“La mediación sirve para lograr acuerdos que satisfagan verdaderas necesidades, en forma pacífica e integral. Lo fundamental en una familia es cuidar la preservación y salud del vínculo. Ese convenio será presentado al juez para su homologación, si las partes lo deciden”, amplió.

Al ser voluntario, es más probable que el acuerdo se cumpla. Contienen, por ejemplo, el valor de la cuota alimentaria, la atribución del hogar conyugal, la liquidación de la sociedad conyugal, el derecho de visita, la terapia, el pacto de realizar terapia familiar, individual o de pareja.

Al realizar esos convenios hay principios que deben ser respetados. Por eso la importancia de la ética profesional por que los acuerdos son privados pero si violan normas de orden publica, puede cuestionarse su validez. Siempre deben proteger el mejor interés del niño.

“El acuerdo podrá controlarse periódicamente para ajustarlo, lo que da más flexibilidad y posibilidad de continuidad en el tiempo. Las familias tienen que perder el temor a pedir ayuda a tiempo y la sociedad tienen que hacer todo lo que puedan para salvar una familia”, concluyó la mediadora familiar.

 

Diario de Los Andes  |  Agosto de 1997

 

Mediación para Resolver Conflictos Familiares

 

Es un sistema alternativo para lograr acuerdos (en caso de divorcio, cuota alimentaria o violencia) que satisfagan necesidades de las partes, en forma pacífica e integral. Procuran una solución adecuada a cada familia, respetando las normas de orden público.

Los conflictos familiares y especialmente la violencia van en aumento. Y los recursos tradicionales (terapia, procesos legales) no siempre aportan las soluciones adecuadas para los involucrados en estos flagelos de nuestro tiempo.

Así los señaló Adriana Delicio de Atencio, abogada, mediadora familiar y profesora adscripta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Mendoza. Antes los abogados que trabajaban en cuestiones familiares –divorcio, cuota de alimentos, violencia, etc. – se limitaban a encuadrar legalmente y tramitar procesalmente el caso.

La doctora Delicio de Atencio forma parte de una nueva generación de profesionales, que tienen conocimientos en mediación y se especializan en brindar además contención a las partes, escucharlas y lograr que encuentren una salida positiva a su problemática. Procuran hallar una solución adecuada para cada familia, respetando las normas de orden público.

“Los profesionales que trabajamos a diario en esta área, nos damos cuenta la diferencia existente para captar los verdaderos intereses o cuestiones que trascienden el plano jurídico de encuadre legal y pasan en forma directa a las relaciones, a las emociones y a los sentimientos de las personas. Cuanto más conozcamos al ser humano en su parte emotiva y de conducta, mayores serán los beneficios”, señaló.

Las Crisis Familiares

No es fácil saber qué piensa y que necesita una persona que está atravesando una crisis familiar. De allí -indicó- la necesidad de profesionales responsables que se capaciten en temas vinculados a la violencia y sus secuelas, en enfermedades físicas y psíquicas que padecen tanto víctimas como victimarios, en el manejo estratégico de satisfacer las necesidades con recursos que aparecen como escasos, en la falta involuntaria de contención en que incurren las redes sociales.

“Es importante conocer las historias personales de la parte familiar actual es múltiple. Se origina en la falta de trabajo, la ausencia física o moral en los hogares, el desinterés por el otro, el negativismo. También en que sin importar el nivel socioeconómico de los miembros de una familia existe una permanente exigencia social por ´tener o alcanzar´ logros desproporcionados a las posibilidades. Esto acarrea frustraciones en todos los niveles de la persona e incide en la sociedad. La escala de valores está alterada. Las personas pierden en el camino de esas búsquedas erradas. El gozo de la vida misma”, sostuvo la especialista.

En opinión de la doctora Delicio de Atencio el profesional –especialmente abogados que intervienen en cuestiones familiares-, ayudar eficazmente y más rápido, transmitirle seguridad y esperanza. Ver las urgencias y tratarlas. Ellas van desde una mujer maltratada a un niño sin alimentos, pasando por un hombre totalmente desmoralizado por su baja autoestima. “La lista es interminable, la violencia y los conflictos también”, agregó.

Como Actúa la Mediación

Explicó que la mediación Familiar es un sistema alternativo para resolver los conflictos familiares. “No pretende de ninguna manera suprimir la labor del terapeuta, del letrado, ni de la justicia, recursos indispensables para la defensa de los derechos y la salud de las personas y cuyo ámbito de trabajo es diferente”.

“La mediación sirve para lograr acuerdos que satisfagan verdaderas necesidades, en forma pacífica e integral. Lo fundamental en una familia es cuidar la preservación y salud del vínculo. Ese convenio será presentado al juez para su homologación, si las partes lo deciden”, amplió.

Al ser voluntario, es más probable que el acuerdo se cumpla. Contienen, por ejemplo, el valor de la cuota alimentaria, la atribución del hogar conyugal, la liquidación de la sociedad conyugal, el derecho de visita, la terapia, el pacto de realizar terapia familiar, individual o de pareja.

Al realizar esos convenios hay principios que deben ser respetados. Por eso la importancia de la ética profesional por que los acuerdos son privados pero si violan normas de orden publica, puede cuestionarse su validez. Siempre deben proteger el mejor interés del niño.

“El acuerdo podrá controlarse periódicamente para ajustarlo, lo que da más flexibilidad y posibilidad de continuidad en el tiempo. Las familias tienen que perder el temor a pedir ayuda a tiempo y la sociedad tienen que hacer todo lo que puedan para salvar una familia”, concluyó la mediadora familiar.

 

Mediación para Resolver Conflictos Familiares